Febrero del 2018

Técnicas para enseñar a dormir a tu bebé

Técnicas para enseñar a dormir a tu bebé

Los bebés no tienen ciclos regulares de sueño hasta aproximadamente los 6 meses de edad. Los recién nacidos duermen aprox. de 16 a 17 horas al día y es posible que sólo duerman de 1 o 2 horas seguidas. A medida que los bebés crecen necesitan dormir menos. Sin embargo, cada bebé tiene necesidades diferentes de sueño.

A continuación te ofrecemos algunas sugerencias que pueden ayudar a su bebé y a ti a dormir mejor por las noches:

– Toda la familia debe estar de acuerdo con la técnica que se utilizará.

– Fijar horas de siesta durante el día y respetar este horario. Así no estará tan cansado y podrá relajarse más rápidamente.

– Repetir una rutina por las noches antes de ir a la cama. Se puede brindar un baño, mimarlo con un cuento o canción, hacerle suaves masajes y meterlo en la cuna, por ejemplo.

– Intentar que duerma temprano. Si se espera a que tenga demasiado sueño, puede que se ponga nervioso y ya no pueda hacerlo.

– Evitar discusiones entre los mayores en ese momento; los bebés perciben las tensiones.

– Juega con el bebé durante el día. Hablar y jugar con su bebé durante el día ayudará a extender las horas que permanece despierto. Esto lo ayudará a dormir durante períodos más largos durante la noche.

– Mantén su temperatura corporal, a veces los bebés se destapan durante la noche por lo que el frío puede despertarlos, para evitar eso puedes ayudarte de un sleeping bag, que mantendrá a tu bebé calientito y evitará que se destape.

– Resiste el impulso de cambiar a tu bebé cada vez que se despierte. No siempre necesitará que lo cambies y solo harás que se despierte más. En vez de esto, ponle un buen pañal nocturno absorbente cuando se vaya a dormir.

– Permita que su hijo se lleve algo favorito a la cama todas las noches. Puede dejar que su hijo duerma con un osito de peluche, una manta especial o algún otro juguete favorito. Estos a menudo ayudan a que los niños se duerman, especialmente si se despiertan por la noche.

William Sears es un pediatra que basa sus consejos en la concepción de que se deben crear asociaciones positivas. Si el bebé logra conectar el dormir con caricias y tranquilidad, logrará un descanso saludable.

Asegúrate de que su cama sea cómoda

La mayoría de los adultos se pasan horas escogiendo el colchón perfecto para su propia cama, pero aceptan cualquier colchón para la cama de su hijo, dice Pantley. Analiza si es cómoda, cómo es la almohada y si la manta es cálida y confortable. Haz que sea un lugar donde tú misma quisieras dormir.

– Si has decidido que tu bebé duerma en su cunita, procura que el colchón donde duerme no sea plegable, ya que esto afecta a su espaldita, busca un buen colchón ergonómico para tu bebé.

– Bríndale una almohada acorde a su edad para evitar problemas respiratorios o ronquidos.

Usa las luces estratégicamente

“Las luces activan el botón biológico de puesta en marcha de tu hijo”. . Y al contrario, la oscuridad hace que el cerebro libere melatonina, una hormona clave para conciliar el sueño. Si mantienes el entorno de tu bebé iluminado durante el día y oscuro de noche, le ayudarás a reconocer la diferencia.

– Durante el día, deja que entre mucho sol en la casa. Pon a tu bebé a que duerma siestas en cuartos bien iluminados (a menos que tenga problemas para dormir siestas).

– Para inducir el sueño por la noche instala reguladores de intensidad en las luces, no sólo en el cuarto de tu bebé sino en otras habitaciones donde los dos pasen mucho tiempo. Reduce la intensidad de la luz una o dos horas antes de ponerlo a dormir por la noche, para establecer el ambiente.

– Las luces nocturnas están bien, pero escoge unas que sean pequeñas y muy tenues, y que no se calienten (no la instales cerca de cortinas, colchas o ropa de cama).

– Si tu hijo se despierta durante la noche, no enciendas la luz ni lo lleves a una habitación bien iluminada.

Estos consejos te ayudarán a establecer hábitos de sueño saludables, y podrás empezar a ponerlos en práctica desde el primer mes de vida de tu bebé. Pero por más desesperada que estés para que empiece a dormir más horas de corrido, tu bebé no estará listo para que le enseñes a dormir hasta que tenga por lo menos 4 meses.

Etiquetas:

DÉJANOS TU COMENTARIO: