Julio del 2016

¿Sabías que puedes estar padeciendo el síndrome de “burnout”?

¿Sabías que puedes estar padeciendo el síndrome de “burnout”?

Tal vez no estén familiarizada con el síndrome de burnout, pero suele ocurrirle a  las mamás.

También se le conoce como síndrome de la mamá quemada y está relacionado con el agotamiento extremo que sufrimos las madres. Sucede cuando nos sentimos “quemadas” por todo lo que nos rodea y lo sentimos durante todo el día.

Cuando nos levantamos muy temprano para empezar nuestro día y debemos estar pensando en un sinfín de tareas para el día y sentimos que el mejor momento del día es la hora de dormir, eso es el síndrome de burnout.

Todo lo que hacemos en el día, cuidar a nuestros hijos, comprar, trabajar, hacer os quehaceres de la casa, etc. Todo esto hace que acabemos agotadas, sin ganas de nada, con la energía absolutamente agotada. Además debemos repetir esto todos los días y a toda hora, haciendo que queramos explotar.

Muchas veces presentamos los síntomas, pero no les prestamos atención, ya que creemos que no son importantes, pero puede hacer que todo empeore.

Los síntomas que podemos presentar son:

Cansancio constante

Problemas de sueño

Dolores de cabeza habitual

Estar siempre bajo presión

Sentir la necesidad de llorar

No tener ganas de salir ni ver a otras personas

Sufrir de ansiedad

Sentirse sola y sin ayuda de los demás

Podemos superar esto cuando nos damos cuenta que estamos padeciendo este síndrome. Mientras antes lo aceptemos, antes podremos revertirlo. Se recomienda:

Pedir ayuda: Debemos entender que siempre podemos contar con los demás, ya sean esposos, amigos, familiares.

Tener tiempo para nosotras: Podemos pensar que es imposible, con los hijos y el trabajo, pero siempre podemos y debemos encontrar un espacio para nosotras. Se aconseja que cada día, aunque sea media hora, hagamos algo que nos gusta, reconforta y relaja.

Mantener las relaciones sociales: El hecho de pasar todo el día cuidando a nuestros hijos o estar solas en la casa puede hacernos sentir aisladas. Esto termina haciéndonos sentir solas y tristes. Es fundamental que tomemos medidas al respecto. Debemos mantener relaciones sociales, ya sea con familiares o amigos. Debemos intentar salir con ellos, conversar, dar un paseo o cualquier actividad que sea con otra persona.

Fuente: http://www.actitudfem.com/

Etiquetas:

DÉJANOS TU COMENTARIO: