Setiembre del 2016

10 razones por las que tu hijo debería crecer con una mascota

10 razones por las que tu hijo debería crecer con una mascota

Si bien a la mayoría nos resulta gracioso y tierno fotografiar a nuestros bebés junto a mascotitas, al momento de decidir si podemos tener uno en casa, dudamos. Uno de los mitos más comentados es acerca de la posible afectación para con nuestros hijos. Para esto, la web recreoviral.com, elaboró una lista de 10 razones donde revelan por qué es sano para los niños convivir con una mascota.

1. Se enferman menos

Un tercio del total de bebés que vivieron con perros durante el primer año de vida fueron más propensos a evitar enfermedades respiratorias e infecciones que quienes no lo hicieron, según afirma estudio realizado en el Hospital Universitario de Kuopio, en Finlandia. Esto sería a consecuencia que, el bebé al mantenerse en contacto con los gérmenes aumenta el sistema inmunológico para prevenir enfermedades.

2. Mascotas ayudan a ganar confianza para leer

Cuando un niño está aprendiendo a leer, a menudo tienen problemas para hacerlo en voz alta para otras personas, pero no muestran la misma ansiedad si lo hacen frente sus mascotas. Entonces, leérselo es la manera perfecta para que adquieran confianza y práctica.

3. Menos alergias

Los niños y niñas que crecen cerca de los perros son un 50% menos propensos a desarrollar alergias y asma que los que crecen sin uno, según afirma un estudio publicado por Clinical & Experimental Allergy.

4. Corazones más saludables

Estar cerca de un perro aumenta la salud cardiovascular pues estar relacionado a uno hay mucha probabilidad en disminuir el estrés, la presión arterial y la frecuencia cardíaca.

5. Se ejercitan juntos 

El convivir con un perro suele reflejarse también en mayor tiempo al aire libre. Todo esto, de involucrarse a nuestros hijos en las actividades con las mascotitas, veremos niños más saludables, acostumbrados a un estilo de vida más activo.

6. Disminuyen el estrés en niños con autismo

Un estudio realizado por la Universidad de Montreal indica que las hormonas del estrés de un niño con espectro autista se reducen radicalmente cuando vive con un perro entrenado.

7. Unen a los hermanos

Un perrito dentro de casa ayuda a crecer más unidos a los hermanos por cumplir responsabilidades juntos, por amarlo juntos, o jugar con él como actividad compartida.

8. Menos propensos a contraer eszemas

Los niños que conviven con un perro y también tienen alergia a estos mamíferos son cuatro veces menos propensos a obtener eczema, según indica un estudio realizado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Cincinnati.

9. Ayuda a socializar

Mejora de automestima, control de impulsos, y aprendizaje de habilidades sociales son competencias que desarrollan los niños durante la convivencia con una mascota.

10. Crecen aprendiendo a tener responsabilidades

Es indudable que cuidar de un animalito conlleva una gran responsabilidad, desde su alimentación hasta el aseo. Entregar deberes a nuestro hijo ayudará a desarrollar valores como compromiso, involucración, participación, puntualidad, etc.

 

 

 

 

DÉJANOS TU COMENTARIO: