Setiembre del 2016

10 consejos que debes evitar darle a una mamá primeriza

10 consejos que debes evitar darle a una mamá primeriza

Cuando tenemos un hijo por primera vez todo el mundo nos quiere acompañar y estar cerca. Sin embargo, nunca faltan personas que critican tu forma de criar. Muchas veces, nuestra familia o amigos, en el afán de ayudarnos, no caen en la cuenta de que nos están perjudicando; pues su experiencia como padres o madres no necesariamente aplica a nuestro caso. Es más, existen casos en los que algunas personas tiran consejos u opiniones sin que se las pidas y de esta forma nos irritan o nos sacan de los cabales, justo cuando vivimos una etapa de revolución hormonal y necesitamos más apoyo que nunca. Para esto, la web familias.com, elaboró una lista de 10 frases que nuestra familia, amigos y conocidos deben evitar.

1. “Pobrecito, tiene hambre”

No siempre es acertado decir que el bebé llora por hambre o que si se chupa la mano está hambriento, pues ellos se llevan comúnmente todo a la boca pues es su forma de descubrir el mundo.

2. “Se va a mal-acostumbrar a los brazos”

Si eres de las madres que tiene ganas de ‘escuchar’ a tu bebé cuando te lo pide, adelante. Si tu instinto te indica que lo cargues, pues hazlo. El tiempo pasa muy rápido y cuando menos lo esperes aprenderá a caminar, correr, saltar, y entonces, ese será el momento en el que sentirás nostalgia por los días en que se dejaba cargar en brazos.

3. “Dale un biberón y dormirá toda la noche”

Algunas personas se empeñan en decirte cómo alimentar a tu hijo/a, y, tratar de reemplazar la lactancia materna por leche de fórmula es un consejo desafortunado pues, es un alimento irreemplazable que irá disminuyendo en producción.

4. “No lo acostumbres a dormir al pecho, después no se lo podrás quitar”

Cada madre hace lo que su instinto le pide. Y es que en algún momento llega un punto en el que los niños solitos irán madurando neurológicamente y ya no necesitarán el chupete para dormir.

5. “No lo pongas en la cama, no lo podrás sacar de allí jamás” 

¿Acaso hemos visto que alguien durmió con sus padres hasta los 30 años? ¡No! Pues el colecho o cama familiar es una práctica histórica beneficiosa para el bebé y los padres. Entonces, ¡no tengas miedo!

6. “Lo mal-acostumbraste a estar contigo y ahora no quiere ir con nadie”.

Los bebés necesitarán siempre el calor y olor de su mamá, pues es natural que busque a la persona con la que tienen más contacto en los primeros meses de vida (incluyendo la gestación). Esto se llama Apego Seguro. Y de a pocos irán estableciendo contacto con el mundo externo y volviéndose más sociables, pero no juzguemos que un bebé de seis meses sólo quiera estar cerca de su madre cuando hay extraños cerca, que ello no significa que no sea sociable.

7. “Este niño ya tiene 5 meses, ya debería comer”

No hay prisa en que tu bebé coma. La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda que hasta los 6 meses sólo tomen leche materna en forma exclusiva, o en su defecto leche de fórmula. Luego, es alimentación complementaria tiene un rol más que nada lúdico y de aprendizaje. Después del primer año de vida ya es importante que coma porque tiene un rol más nutritivo.

8. “Será que tu leche no lo llena”

Los bebés de un mes toman en variado intervalos de tiempo y de a poquitos, por lo que estarán prendidos del seno materno casi todo el día. Esta frase, si se cree, puede desestabilizar a cualquier madre, por lo que es importante que cada mamá sepa que su leche sí llena y está hecha especialmente para cada uno de sus bebés. YT si este llora, no necesariamente es por hambre, sino porque quiere cambio de pañal, tiene frío o alguna incomodidad. Por otro lado, es normal que mamen cada 2 o 3 horas, e incluso hay ocasiones en que lo necesitan cada hora. Luego ese horario se va a irá regulando.

9. “Después de los 6 meses tu leche ya está aguada”

No lo creas. La leche materna es el mejor alimento para tu bebé hasta el año de vida.

10. “La teta es una esclavitud”

Dar de amamantar no solo es un acto de alimentación, sino también, a criterio personal, es un acto de amor y vínculo con el bebé, por lo que no hay nada más errado que describirlo como esclavitud. Más esclavo puede ser salir de casa con la leche en polvo, los biberones, el agua caliente, los recipientes térmicos y encontrar dónde calentar el agua. La lactancia materna es como un ‘Express-service’.

 

 

 

 

DÉJANOS TU COMENTARIO: